Myein

De origen griego, la palabra mística da significado al acto de cerrar los ojos, un hecho que la artista Pilar Farrés quiere destacar a través de la presente pieza.

El que mantiene demasiado dispersa su mirada no puede percibir todos los detalles de su realidad, de modo que este trabajo pretende subrayar ese instante de concentración en medio del ritmo y la rutina ajetreada, con la promesa de que algo esencial ha llegado ante nuestra mirada. Así, cuando los párpados vuelvan a alzarse, se podrán admirar y apreciar todos los matices que presenta esa instantánea.

A pesar de someternos a un bombardeo constante de información y desinformación a través de los smartphones y demás soportes tecnológicos, plataformas y redes sociales como Facebook, Instagram, Pinterest, etc., siempre detectamos en todo ello alguna imagen que capta nuestra atención, una imagen que retenemos en nuestra retina e interiorizamos, y que se presenta en cualquier momento del día, como ya advirtiera el escritor suizo Pierre Stutz en su libro Las raíces de mi vida —Admiración, Liberación, Reconciliación—. Stutz escribió: «Los místicos no buscan el sentido de la vida fuera sino dentro de sí mismos, en su interior, como medio para sentirse vitalmente inmersos en toda la creación.»[1] De este modo, se revela necesario el acto de cerrar los ojos para alcanzar y completar el ejercicio de meditación, reflexión.

Aunque resulte difícil de creer, el mismo hecho de admirar una fotografía a través de un smarthphone puede provocar el deseo de crear y expresar un sentimiento o emoción, así como puede desencadenar un momento de contemplación “espiritual”. Se generan instantes sagrados para el creador/artista que se trasladan e identifican con el misterio que se esconde tras ellos. Surge, por tanto, un misticismo relacionado con el concepto de lo efímero.

Actualmente navegamos por la red y recibimos numerosos estímulos de maneras muy diversas, como antaño los antiguos cuando contemplaban la inmensidad de la naturaleza. A pesar de las diferencias, el ser humano sigue cerrando los ojos en determinados momentos en los que necesita retener aquello que ve, que percibe, para aprenderlo e interiorizarlo hasta convertirlo en conocimiento, en una necesidad de saber más y seguir investigando, seguir el rastro… En este sentido, Pilar Farrés consigue crear una pieza de gran significado poético, transformando en espiritual lo cotidiano y banal, elevando la puesta en escena en un acto divino y místico. En ella conjuga cuatro cajas vacías a modo de cuatro pequeños intervalos —cuatro parpadeos— con una rama de árbol para simbolizar una confrontación Una confrontación de lo material, lo físico y lo pagano con lo sagrado y etéreo; es decir, la artista juega con la idea y el concepto digital, artificial y lo natural y orgánico.

Tras la aparente fragilidad, sencillez y delicadeza de esta pieza se esconde una gran carga social, de toma de conciencia, un llamamiento a ese estado místico de cerrar los ojos, de reflexión y pausa, tan necesario en este siglo XXI.

_T118021b
Myein, Pilar Farrés

[1] STUTZ, Pierre. Las raíces de mi vida —Admiración, Liberación, Reconciliación—. Madrid: Narcea, 2007, pp.19-20.

 


 

Myein

Paraula mística d’origen grec que fa referència a l’acte de tancar els ulls, un fet que l’artista Pilar Farrés vol destacar a través d’aquesta peça.

Aquell que manté la mirada massa dispersa no pot percebre tots els detalls de la seva realitat, de manera que aquest treball pretén subratllar aquest instant de concentració enmig del ritme i la rutina atrafegada, amb la promesa que alguna cosa essencial ha arribat fins la nostra a mirada. Així, quan les parpelles es tornin a alçar, podran admirar i apreciar tots els matisos que presenta aquesta instantània.

 A pesar d’estar sotmesos a un bombardeig constant d’informació i desinformació a través dels smartphones i d’altres suports tecnològics, plataformes i xarxes socials com Facebook, Instagram, Pinterest, etc., sempre detectem alguna imatge que capta la nostra atenció, una imatge que retenim en la nostra retina i que interioritzem, i que se’ns presenta en qualsevol moment del dia, tal com ja havia advertit l’escriptor suís Pierre Stutz en el seu llibre Las raíces de mi vida —Admiración, Liberación, Reconciliación—. Stutz va escriure: «Els místics no cerquen el sentit de la vida fora, sinó dins d’ells mateixos, en el seu interior, com un mitjà per sentir-se vitalment immersos en tota la creació.»[1] D’aquesta manera, es revela com a necessari l’acte de tancar els ulls per atènyer i completar l’exercici de la meditació, reflexió.

Encara que resulti difícil de creure, el simple fet d’admirar una fotografia a través d’un smartphone pot provocar el desig de crear i expressar un sentiment o emoció, així com pot desencadenar un moment de contemplació «espiritual». Es generen instants sagrats per al creador/artista que es traslladen i identifiquen amb el misteri que s’amaga rere d’ells. Sorgeix, per tant, un misticisme relacionat amb el concepte d’allò efímer.

Actualment naveguem per la xarxa i rebem nombrosos estímuls de maneres molt diverses, com antany els antics quan contemplaven la immensitat de la naturalesa. A pesar de les diferències, l’ésser humà segueix tancant els ulls en determinats moments en els quals necessita retenir allò que veu, que percep, per aprendre-ho i interioritzar-ho fins a convertir-ho en coneixement, en una necessitat de saber més i de seguir investigant, seguir el rastre…En aquest sentit, Pilar Farrés aconsegueix crear una peça de gran significació poètica, transformant en espiritual allò quotidià i banal, elevant la posada en escena en un acte diví i místic. En ella, hi conjuga quatre caixes buides a mode de quatre petits intervals —quatre parpelleigs— amb una branca d’arbre per simbolitzar una confrontació. Una confrontació d’allò material, allò físic i allò pagà amb allò sagrat i eteri; és a dir, l’artista juga amb la idea i el concepte digital, artificial i allò natural i orgànic.

Rere l’aparent fragilitat, senzillesa i delicades d’aquesta peça s’amaga una gran càrrega social, de presa de consciència, una crida a aquest estat místic de tancar els ulls, de reflexió i pausa, tan necessari en aquest segle XXI.

[1] STUTZ, Pierre. Las raíces de mi vida —Admiración, Liberación, Reconciliación—. Madrid: Nancea, 2007, pp.19-20.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s