Rossana Zaera: Renacimiento poético

ROSSANA ZAERA
Galería Octubre de la Universitat Jaume I, Octubre 2010
Rossana Zaera, vuelve a sorprendernos con su nueva exposición “Resiliencias/Cajas de memoria”, en la que aboga por una obra que invita al espectador a la introspección, a la reflexión, a tomar conciencia del ciclo de la vida.
El ser es movimiento o es nada, posee una gran capacidad para avanzar, adaptarse y superar cualquier adversidad y aprender mediante la experiencia a lo largo del transcurso de la vida.
Así pues, Resiliencias nos habla de la facultad de los seres vivos para sobreponerse  de cualquier contratiempo. Nuestro cerebro se nutre de los estímulos que le provocan  placer pero aprende también de las circunstancias adversas y dolorosas. Aunque asombrosamente contamos con una gran capacidad para superar el dolor.
Resiliencia se basa en la representación de los pares de conceptos creación/destrucción o desintegración/reintegración y en la recreación de la belleza de la descomposición a partir de la que se genera vida, así como al análisis de la relación entre el ser humano y la naturaleza. Se entremezclan las estructuras anatómicas y fisiológicas vegetales con las humanas con la finalidad de crear vida, y por supuesto, esperanza. Zaera apuesta por la maleabilidad y ductilidad de los elementos que conforman la materia orgánica y, por la fragilidad engañosa que permite perseverar el ser.
Esa esperanza inmersa en la obra entera de Rossana Zaera nos devuelve al concepto de resiliencia que da título a esta serie y que no es otra cosa que la capacidad para vivir. Las imágenes que observamos nos muestran huesos y esqueletos humanos enterrados; en definitiva, reflejan la muerte y lo inerte. Aunque una vez más la esperanza ilumina la oscuridad que rodea a la muerte con los brotes que insuflan de nuevo una chispa de vida, plasmando así, el sentido cíclico de la vida, el devenir.

Luis Rojas  apunta que la resiliencia humana es un atributo natural y universal de supervivencia, que se compone de ingredientes biológicos, psicológicos y sociales, por lo tanto cuando discutimos sobre el término psicológico resiliencia estamos hablando de vivir. El ser humano, al igual, que la vegetación tiende –en palabras de Maeterlinck- a libertarse, a romper la estrecha esfera, inventar o invocar alas, evadirse lo más lejos posible, vencer el espacio en que el destino la encierra, acercarse a otro reino, penetrar en un mundo moviente y animado…

Así pues, deberíamos tomar como ejemplo en nuestra vida diaria el prodigioso esfuerzo de insumisión, de valor, de perseverancia y de ingeniosidad de una flor apunto de florecer con un sin fin de adversidades en contra.
En su siguiente serie titulada “Cajas de memoria” Rossana  trabaja la memoria de la mano de dramaturgos, poetas y ensayistas como Friedrich Schiller, Walt Whitman, Maurice Maeterlinck o el reconocido psiquiatra Luis Rojas Marcos, quien afirma que la memoria es necesaria para la supervivencia de los miembros del reino animal, pero en los humanos supone mucho más, puesto que poseemos varios tipos de memoria, empezando por las dos más importantes: la verbal y la emocional. Sin nuestra memoria seríamos vagabundos errantes en nuestro propio camino.
Rossana Zaera, se enfunda en una labor de introspección y retrospección con esta serie  donde las cajas consiguen atrapar la esencia de la vida a través de la memoria. Con todo, la caja cerrada alberga todo tipo de emociones y transmite un sin fin de sensaciones ante el espectador, desde dolor, rabia, soledad, ternura, amargura hasta alegría y felicidad.
Este conjunto de cajas libera el laberinto emocional de la artista, desata recuerdos y reencuentros con la infancia al mismo tiempo que los preserva y la guarda con recelo en el espacio.
Las cajas de memoria son una puesta en escena, decorados, escenarios de la memoria, es decir, se trataría de la escenografía del entorno físico de la artista, que recrea sus propias vivencias materializadas en las cajas. Esta ejecución paradójicamente nos remite a lo inmaterial, al mundo onírico de los sueños, en realidad podríamos hablar de objetos poéticos que nos enfrentan con la mismísima realidad.
Tanto en Resiliencias como en Cajas de memoria, Rossana poetiza el mundo de las emociones a través de la transformación y la reflexión del espacio-tiempo. Conjuga el sentido de la vida y su devenir con la propia introspección. Desarrolla un juego de contrarios, mantiene la tensión entre el origen y el desenlace de la existencia humana mientras pretende preservar y salvaguardar de la destructible muerte los recuerdos, las vivencias y las emociones  en una caja de zapatos. Pretende así, materializar y transcribir la memoria mientras el cuerpo humano se consume.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s