Jordi Abelló: Deshumanización desdibujada

El artista catalán Jordi Abelló (Reus, 1970) nos presenta en Castellón una recopilación de sus últimos trabajos.

En esta ocasión al lado de sus pinturas nos encontramos con una propuesta videográfica que contextualiza y permite la teorización de su obra. El video, por de pronto, trata de esclarecer el significado de la sala de manera casi cinematográfica. En él están presentes el carácter metafísico de lo humano y la atmósfera que rodea nuestro día a día; en definitiva, una atmósfera que puede ser destruida en cualquier momento.

La serie principal de la muestra que da titulo a la exposición es Crim/Crime, se trata de un grupo de pinturas de pequeño formato con las que nuestro artista pretende recrear las investigaciones pertinentes en relación a un asesinato. Así pues, podemos observar pequeñas composiciones en la que los sospechosos son los protagonistas, dando rienda suelta a la especulación y a las conjeturas, liberándose así un halo de misterio en la sala en busca del posible culpable. De igual modo, la serie Faces, presentada a modo de friso corrido, muestra sus últimos retratos, como primeros planos de la serie Crim/Crime, cargados de un gran carácter psicológico e introspectivo, en los que J.A emula los carteles que la policía emite de busca y captura.

Por otra parte el reciente conflicto bélico en Bagdad impulsó a Jordi Abelló a plasmar sobre papel todas las sensaciones que le producía la situación que se vivía en Oriente Próximo. J.A dibuja para no olvidar y dejar constancia de los hechos, que muchos medios de comunicación presentan ante el espectador como mero espectáculo, de forma banal y totalmente carente de piedad. El artista pretende, a través de unos 1.300 dibujos recopilados en trece cuadernos, realzar el sufrimiento de miles de personas que viven aterrorizadas por el miedo y las desgracias que conlleva todo conflicto bélico.

Por otro lado como consecuencia al genocidio en Darfur, en el oeste de Sudán, se dispuso a trabajar sobre la serie De Leonardo a Darfur, donde pretende mostrar la conexión existente entre el sufrimiento físico de la superficie de la pintura y el de la Tierra, como hábitat del ser humano. Abelló trabaja en este caso sobre el desplazamiento espacial y temporal que crea una superposición, es decir, una sincronización mediante una proyección en video. En la que “La última cena” de Leonardo da Vinci ofrece un paisaje de aridez que permite que el craquelé de la pintura resulte el agrietado de una tierra árida y desértica como la de Darfur. J.A evoca así, el rostro del tiempo y la herida de la tierra evocando a la sensibilización oculta tras la imbatible deshumanización.

Dejando atrás todo conflicto sanguinolento, su serie Van Gogh está planteada como un homenaje al pintor de los Países Bajos, aunque al mismo tiempo secunda su serie anterior, ya que bajo el autorretrato circula siempre latente la sangre.

Así pues, el autor, a través de sus series, hace de Darfur, Bagdad y Van Gogh un espacio conjunto donde priman los sentimientos y la esencia misma de la humanidad que se esconde tras la tragedia y el sufrimiento del ser.

Jordi Abelló de este modo enfrenta al espectador ante el espejo de una realidad que nos circunda. Sin lugar a dudas, quiere despertar al observador pasivo, ajeno e insensible en un sujeto activo, coherente y sensibilizado frente a la exitosa conquista de la deshumanización que sufre la Tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s